"Lo que se pretende es que entre en el estado las ideas de la insurrección de abril, ideas de auto organización, ideas de autogestión, ideas de transparencias, de fiscalización, de ayuda mutua."
Si te gustó, compartilo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En el Podcast RedPolitik estuvimos conversando con Fidel Narváez, abogado autoconvocado en el exilio. Analizamos el proceso de democratización que debe transitar Nicaragua, la negociación de reformas de cara a las elecciones y si es posible lograr transformaciones más radicales. Compartimos parte de sus opiniones.

¿Cuándo se habla de democracia de que se está hablando? ¿Existía democracia antes de la llegada al poder del régimen Ortega Murillo?

“No podemos hablar de democracia cuando el origen de nuestro principio de legalidad de la estructura del estado no ha sido el ejercicio de una soberanía de estado, sino que ha sido producto de una negociación entre las élites (…) Todas las reformas que se le han hecho a nuestra constitución son como una práctica pactista, elitista y caudillista que siempre ha tocado y trastocado el estado a beneficio y con los intereses claros de un grupo reducido de personas.

Obviamente, no es esa la democracia, ni mucho menos la democracia con la que podríamos sentirnos identificados antes de la insurrección de abril de 2018. (…)¿Cuál es la herencia que le vamos a dejar como insurrección a la nueva generación? (…) La herencia que les estamos dejando es que otra vez son las mismas élites pactistas que no le están devolviendo al pueblo el derecho a decidir y que la insurrección y ni la Revolución han podido lograr”.

Se aspira que haya una transición y un cambio de régimen. Nadie está hablando de la necesidad de un proceso constituyente. Pareciera que el contexto favorece las reformas mínimas porque también se ve que no existe la suficiente fuerza para imponer un proceso de esa naturaleza ¿Cómo lo ves?

“La oposición firmó que iba haber una transición dentro del marco constitucional y se va requerir de la mayoría parlamentaria que tiene Daniel Ortega. Ahora, la trampa diría yo y que si se hace una salida negociada, pactada elitista para reformar lo mínimo ¿por qué no se hace una salida elitista y pactada para reformar lo máximo? porque ahí es donde está la verdadera trampa, si van a requerir de los votos de los diputados del orteguismo.

El proceso para reforma total básicamente es casi el mismo (…) No olvidemos que en las propuestas de modificaciones que pedía la Alianza Cívica, pide reformas constitucionales y también pide reformas electorales. Y también han firmado que esa salida negociada se iba hacer dentro del marco constitucional. Entonces, básicamente lo que están haciendo es llamando a los diputados del orteguismo a que con el consenso de otras fuerzas políticas y extra parlamentarias, como puede ser la misma Alianza Cívica o la UNAB, se pongan de acuerdo para darle una salida a esto.

La trampa entonces, en conclusión, estriba en que esa salida siempre va quedar siendo negociada por arriba porque no se le está devolviendo al pueblo el derecho a decidir, ni se le están dando algunos elementos legitimadores de esta nueva etapa política y esta nueva etapa constitucional”.

Todo mundo habla de unidad, hablan de consenso, pero ¿de qué están hablando cuando hablan de eso?

“Yo en ese sentido , por así decirlo soy muy escéptico, es decir yo considero que la historia nicaragüense y estos diez años del modelo de alianza y consenso que se estableció entre el gobierno y el COSEP –a lo que denomino dictadura bicéfala- es una especie de final de la historia, es decir es un proceso sistémico, cíclico en el que unas élites encontraron una forma de duunvirato (…) En este sentido, yo soy muy escéptico de que una parte de esa dictadura -que es la política de Ortega y la del COSEP- vayan a compartir intereses con la población, es decir, la salida reformista es precisamente para que la población no intervenga en las calles o en las elecciones, en el proceso de refundar el país”.

¿Cómo se puede superar el impase de estos momentos y como se vislumbra el futuro inmediato del país?

“Yo creo que el Frente Sandinista representa junto al COSEP, AMCHAM y FUNIDES, a mi juicio, desde mi análisis, una especia de mafia líquida, es decir, son prácticas y actitudes mafiosas que se han mojado, que se han permeado y se han hecho líquidas en toda la estructura del estado. Por lo tanto, el Frente nunca se va ir, aunque haya unas elecciones porque ni CONSEP, AMCHAN ni FUNIDES se van a ir aunque haya elecciones. La
insurrección de abril quiere que sus prácticas se vayan”. “Lo que se pretende es que entre en el estado las ideas de la insurrección de abril, ideas de auto organización, ideas de autogestión, ideas de transparencias, de fiscalización, de ayuda mutua”.

👉 Si querés escuchar la conversación completa, en nuestro canal de Youtube – El Contrapoder TV https://www.youtube.com/watch?v=vNTP-8A_wqg

👉 Puedes escuchar el Podcast en RadioPublic: https://radiopublic.com/redpolitik-8gPRO4/ep/s1!439d7

👉 Puedes escuchar el Podcast en Spotify: https://open.spotify.com/show/7DmvTh0all0xwfbLrlODEU


Si te gustó, compartilo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •