Los acontecimientos en Bolivia ponen en discusión cuatro cuestiones. Primero, la concepción y tipología de la democracia. Segundo, las pretensiones de algunos líderes políticos de perpetuarse en el poder. Tercero, la modalidad y especificidad de los golpes de estados. Cuarto, la intervención militar en la política formal. El último punto es una discusión gruesa y de fondo que no se debería ignorar. Desafortunadamente, pareciera que se están imponiendo las interpretaciones ideológicas de los hechos a los análisis serios y científicos
Si te gustó, compartilo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En esta ocasión nos proponemos  exponer el desarrollo de  los sucesos que desembocaron con la caída del presidente Evo Morales en Bolivia, su asilo en México y la reunión de la Organización de los Estados Americanos( OEA).

El presidente Evo Morales se presentó a las elecciones del 20 de octubre de 2019 con posibilidades de ganar, sin embargo, era incuestionable que había perdido respaldo popular. La evidencia más contundente de su declive fue la pérdida del referendo de 2016, en esa ocasión solo obtuvo 48,7% frente a un el 51.3% que rechazó su postulación para un cuarto periodo. El exmandatario desconoció la voluntad de la mayoría y corrió como candidato. Los pronósticos auguraban una segunda vuelta en la que posiblemente ganaría, sin embargo, Morales quería dominar la contienda en la primera vuelta.

Un suceso inusitado activó una chispa que disparó los fusibles de un fraude electoral, resulta que  durante el proceso electoral transmitieron los resultados preliminares, los cuales concordaban con los pronósticos, de modo que; la segunda vuelta parecía un hecho tangible. Morales no había sacado un porcentaje superior al 10% para imponerse a la primera. El domingo 20 de octubre en la noche,  el Proceso de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) se suspendió y se aducieron diversas razones técnicas. Eso activó la alarma del  fraude electoral y el descontento de la oposición se disparó. Después de 23 horas de interrupción, el TREP se reanudó y de forma inesperada, Evo Morales había logrado el 10% necesario para llevarse la victoria en la primera ronda derrotando de esta manera a Carlos Mesa.

Sus adversarios entendieron que se había consumado el fraude electoral.  De manera que la suspensión del TREP y su reanudación poniendo repentinamente a Morales arriba del 10% fueron consideradas pruebas fehacientes del fraude electoral, por lo tanto, sus adversarios políticos no reconocieron la victoria. Por otro lado,  el pueblo divido expresó su descontento en las calles enfrentándose entre partidarios y detractores de Morales.

El expresidente hizo caso omiso a los reclamos de la oposición y fue declarado ganador de los comicios electorales el jueves 24 de octubre, no obstante, en las calles aumentó la lucha encarnizada de las partes divididas. Seguidamente, Morales argumentó que las protestas sociales y las denuncias de fraude electoral consistían en un intento de golpe de estado. Mientras tanto, las protestas en las calles aumentaron el nivel de violencia y magnitud; Morales por su parte, amenazó con cercar a sus opositores.

Dada las fuerzas de las movilizaciones ciudadanas, la presión de los actores políticos, así mismo, la de varios países, el 22 de octubre Evo Morales invitó a la OEA para  auditar las elecciones. El viernes 25 se cerró el conteo definitivo y la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) María Eugenia Choque aseguró que estaban abiertos a una auditoria. El 30 de octubre, la Secretaría General de la OEA y el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia firmaron los acuerdos relativos al análisis de integridad electoral de las elecciones celebradas. Momento en el que las protestas se estaban escapando del control gubernamental, de manera que el sábado 9 de noviembre Morales invitó a los partidos políticos a dialogar, pero esto no surtió el efecto esperado.

La OEA auditó las elecciones y dio a conocer en su informe los siguientes hallazgos: 1) Sistemas de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares y Cómputo Definitivo viciados, 2. Falsificación de firmas y alteración de actas, 3. Cadena de custodia deficiente y Tendencia mostrada en el último 5% altamente improbable.

Algunos partidarios de Morales sostienen que la OEA no presentó pruebas de las aseveraciones. Por su parte, Morales rechazó abandonar el poder como lo demandaban sus detractores, sin embargo, su caída era inminente. La oposición presionó con mayor fuerza dado que el informe de la OEA ratificó la teoría del fraude electoral.  El ex presidente estaba acorralado; la estocada definitiva se la propinó el comandante de las fuerzas armadas William Kaliman quien el domingo 10 de noviembre le sugirió renunciar al gobernante, a la petición de Kalimam se sumó el comandante de la Policía Boliviana, general Vladimir Calderón. La caída de Morales era casi un hecho.

Morales ya había cedido anunciando nuevos comicios, pero finalmente demitió el domingo 10 de noviembre y se refugió en Cochabamba. Después de diversas especulaciones acerca de sus movimientos, se conoció que se asilaría en México. El martes 14 de noviembre, alrededor de las 11 de la mañana llegó a México para gozar del asilo político que le ofreció el gobierno mexicano.

El martes 12, la OEA se reunió para abordar la situación boliviana, sin embargo, se dividieron entre quienes denunciaron un  golpe de estado y los que resaltaban un fraude electoral seguido de la  renuncia del exmandatario. En la reunión no hubo acuerdos firmes y consensuados. Solo se notó un mayor consenso con relación al deseo de la pronta salida de la crisis por la vía pacífica y democrática.

Los acontecimientos en Bolivia ponen en discusión cuatro cuestiones. Primero, la concepción y tipología de la democracia. Segundo, las pretensiones de algunos líderes políticos de perpetuarse en el poder. Tercero,  la modalidad y especificidad de los golpes de estados. Cuarto,  la intervención militar en la política formal. El último punto es una discusión gruesa y de fondo que no se debería ignorar. Desafortunadamente, pareciera que  se están imponiendo las interpretaciones ideológicas de los hechos a los análisis serios y científicos


Si te gustó, compartilo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •